Cuando exista la sospecha de una mordedura de arácnido, se debe tratar de capturarlo completo o los restos de él, consultando prontamente a un servicio de urgencia (hospital más cercano) para tratar de identificarlo y para asistir al mordido. Una vez allí los profesionales de la salud determinarán la necesidad de hospitalización o el control de exámenes de acuerdo al grado de sospecha. Sin embargo toda persona debe ser observada, ya sea en un hospital o por sus familiares, mínimo por 72 horas luego de una eventual mordedura, poniendo énfasis en la zona afectada, en el aspecto de la orina y en su estado general.

Salud Ambiental