La araña al morder inyecta su veneno el que tiene una acción necrótica o digestiva sobre los tejidos. La mordedura se caracteriza por una brusca sensación punzante en la piel, seguida de un dolor intenso de la zona y aumento de volumen. En general no se observa en el momento una lesión local, pero en las primeras horas rápidamente se produce un halo eritematoso (piel enrojecida) que dentro del primer día cambia a un halo vasoconstrictivo violáceo, dando origen a la típica lesión llamada placa livedoide, acompañada de síntomas generales. Este es el cuadro cutáneo en que si bien el paciente no corre riesgo vital, lo más destacado es la secuela cutánea y a veces muscular. Por otro lado, también puede ocurrir el cuadro visceral en que el paciente rápidamente se compromete en su estado general, tiene fiebre, y lo más característico es la aparición de hematuria macro o microscópica (orina con sangre de color café oscuro. Rápidamente se puede producir insuficiencia renal aguda y luego multiorgánica, cuadro que puede llevar a la muerte (mortalidad del loxoscelismo 1 a 3 %). Estos fenómenos se producen por la acción del veneno a nivel de los glóbulos rojos y el riñón, principalmente.

Salud Ambiental