Con la información obtenida desde las notificaciones se realiza un monitoreo permanente del perfil de seguridad de la vacuna. La mayoría de los casos corresponden a reacciones ya descritas en literatura. Sin embargo, podrían presentarse nuevos antecedentes, o aumentos de frecuencias de las reacciones conocidas, que es conveniente monitorizar permanentemente. De presentarse estos aumentos de frecuencia o nuevos antecedentes, se toman medidas regulatorias que mitiguen el riesgo. Lamentablemente no es posible dar respuesta individual a cada notificador, por lo que se buscan estrategias que respondan a la totalidad de los notificadores, y que recopilan la información obtenida desde las notificaciones como, por ejemplo: • Boletines de Farmacovigilancia de vacunas, en donde se entrega información de ESAVI de interés (celulitis, anafilaxia, entre otras), y resolución de casos clínicos relevantes. Enlaces: https://www.ispch.cl/anamed/farmacovigilancia/vacunas/boletines/ https://www.ispch.cl/anamed/farmacovigilancia/boletines/ • Dípticos para la población en general, en donde se entrega información de interés en forma didáctica, para la población. Enlace: https://www.ispch.cl/anamed/farmacovigilancia/vacunas/dipticos/ • Notas informativas, en donde se entrega información de seguridad importante sobre las vacunas. Enlace: https://www.ispch.cl/anamed/farmacovigilancia/vacunas/notas-informativas/ • Capacitaciones para personal de la salud y público en general. Enlaces: https://www.ispch.cl/anamed/farmacovigilancia/vacunas/profesionales-de-salud/ https://www.ispch.cl/anamed/farmacovigilancia/vacunas/poblacion-en-general/.

Farmacoviligancia