Al igual que cualquier medicamento, las vacunas no están exentas de provocar eventos adversos. En el caso de las vacunas usamos el término “Eventos Supuestamente Atribuibles a Vacunación e Inmunización” (ESAVI), que se definen como cualquier ocurrencia médica (cualquier signo desfavorable o involuntario, hallazgo de laboratorio anormal, síntoma o enfermedad) que sigue a la inmunización y que no necesariamente tiene una relación causal con el uso de una vacuna, es decir, se trata de una sospecha que debe ser investigada aplicando una metodología de análisis de casos para establecer si existe la posible relación causal con la vacuna. Los eventos adversos a las vacunas más comunes son reacciones locales como dolor, hinchazón y enrojecimiento en el sitio de inyección, fiebre, malestares (dolor de cabeza, dolor muscular o diarrea) y por lo general se resuelven por sí mismas, sin necesidad de un manejo clínico (15).

Farmacoviligancia