La notificación de sospechas de reacciones adversas ayuda a un mejor conocimiento del medicamento. Esto contribuye a que los productos farmacéuticos se utilicen de forma segura. Debido a que no todos los efectos indeseables se conocen hasta que el medicamento es comercializado, o bien, no se conoce la frecuencia, la información que usted nos proporciona, nos permite identificar nuevas reacciones adversas o condiciones en las que éstas aparecen. Esto permitirá disminuir el riesgo de la medicación y optimizar así los tratamientos. Si sospecha que ha sufrido una reacción adversa, informe esta situación a su médico, farmacéutico u otro profesional de la salud para que lo asesore, y sugiérale que la reporte al Instituto de Salud Pública.

Farmacoviligancia