Instituto de Salud Pública

  • Si bien la ventilación es una de las medidas para minimizar los riesgos de contagio de COVID-19, el uso de medidores de concentración de CO2 al interior de las salas de clases no minimiza los riesgos de contagio de COVID-19.

A días del inicio del año escolar, el Instituto de Salud Pública de Chile se refirió al rol de la ventilación en el contexto de las medidas de prevención que la autoridad sanitaria ha indicado como para minimizar el riesgo de contagio de COVID-19.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) incluyó la ventilación como una de las medidas preventivas para mitigar los contagios de COVID–19 y el Ministerio de Salud estableció un estándar de ventilación basado en la concentración de CO2. No obstante, como se ha reflejado en las notas técnicas elaboradas por el ISP, cuyos enlaces se encuentran al final de esta nota, se concluye que hasta la fecha no existe una correlación que relacione la probabilidad de infección con la concentración del CO2 en lugares cerrados, tales como salas de clases.

El dióxido de carbono (CO2) es un gas producido por las personas al exhalar y su concentración se puede utilizar como un indicador indirecto de la ventilación de un espacio cerrado. Es por esta razón que ha surgido la inquietud respecto a la necesidad de incluir medidores de concentración de CO2 en distintos lugares cerrados, incluyendo salas de clases.

Es importante tener en cuenta que si bien la ventilación en lugares de trabajo y comunitarios es importante y forma parte del conjunto de medidas preventivas principales para mitigar contagios de COVID-19, hay que recordar que ésta es solo una de las medidas y por sí sola, aunque sea aplicada correctamente, es insuficiente para proporcionar un nivel adecuado de protección.

Además, el uso de medidores de CO2 no es una medida que ayude a evitar o minimizar los contagios, sino que tienen por objetivo monitorear los niveles de CO2 de un espacio cerrado, lo que no garantiza que la probabilidad de contagios disminuya.

El Director(s) del ISP, Heriberto García explicó que el plantear la necesidad del uso de los medidores de concentración de CO2 “puede ser confuso, en cuanto no existe evidencia suficiente que compruebe que el virus se presenta en suspensión a mayores concentraciones de CO2. La ventilación en el contexto de la pandemia es una medida que implica la renovación del aire de un espacio cerrado”.

Cabe recordar que tanto la OMS como MINSAL, incluyeron la ventilación en lugares de trabajo y comunitarios al conjunto de medidas preventivas principales para mitigar los contagios de COVID-19; sin embargo, ésta por sí sola es insuficiente para proporcionar una adecuada protección. Por lo mismo, la recomendación es cumplir con el conjunto de medidas dispuestas por el MINSAL, las cuales se refieren al:

  • Uso correcto de mascarillas.
  • Higiene frecuente de manos, favoreciendo el lavado de manos.
  • Distanciamiento físico o uso de barreras en caso de no poder lograrlo.
  • Mantener ventilación en lugares cerrados, para evitar la posible acumulación de aerosoles infectados si hay o hubo personas contagiadas.
  • Vacunación.

https://ispch.cl/wp-content/uploads/2021/12/NT-VENTILACION-EN-EDIFICIOS-MODERNOS-CONTEXTO-COVID19.pdf

https://ispch.cl/wp-content/uploads/2021/11/NT-VENTILACION-EN-AMBIENTES-DE-TRABAJO-CONTEXTO-COVID%E2%80%9319-actualizacion-enero-2022.pdf